+Universidades

Contacto: 999-387-0040

Logo Más Universidades
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

La profesionalización del trabajo docente

La profesionalización del trabajo docente, algunos aspectos para la discusión

+Universidades se complace en presentarles los artículos contenidos de la Revista Inspiración Educativa México No.3 que dicta el Dr. Ezequiel Chávez Collí.

Síntesis Curricular

Dr. Ezequiel Chávez Collí
Dr. Ezequiel Chávez Collí

Embajador en México de T4 Education del Reino Unido.

Embajador de HundrED, Finlandia

Es Doctor y Maestro en Educación, Diplomado en Pedagogía por el Institut Universitaire de Formation des Maitres (IUFM) de Le Mans, Francia. También cuenta con una formación en Filología en Lengua Francesa por la Universidad de Toulouse, Francia. Realizó la licenciatura en Educación en la Escuela Normal “Justo Sierra Méndez” del estado de Campeche, México.

Es investigador, analista, asesor e integrante de comités académicos internacionales en Francia, Reino Unido y Finlandia; y es autor de importantes artículos sobre Educación y Política Educativa. Es articulista en varias publicaciones de prestigio y evaluador certificado por el CENEVAL. También es evaluador de las innovaciones educativas para el Spotlight on 21st Century Skills en América Latina y el Caribe en alianza con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Es conferencista nacional e internacional de temas selectos de pedagogía.

Entre sus cargos, se desempeñó como asesor en la Secretaría de Educación en el Estado de México, asesor de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y asesor en el Centro de Actualización del Magisterio en el Estado de México. Impulsor de varias iniciativas para el intercambio bilateral entre México y Francia para la creación de intercambio de maestros y para el fortalecimiento de la enseñanza del francés y el español en ambos países.

Ha participado en Paris, en el Global Forum on Environment y en la Conferencia “Equidad de Género en los negocios” en la OCDE; asimismo, participó en la Conferencia Mundial de “Inteligencia Artificial” efectuado en la UNESCO.

Recientemente, participó en el Vigésimo aniversario del Programa de Asistentes: MéxicoFrancia en el Centro Internacional de Estudios Pedagógicos (CIEP) de Sevres, Francia.

También es innovador, evaluador y asesor para el diseño de la nueva familia de Libros de Texto Gratuito (LTG) de la Secretaría de Educación Pública.

Presentación de la Revista Inspiración Educativa México

Agradecemos su interés en la revista Inspiración Educativa México, reciban un cordial saludo estimados lectores que se encuentran en toda la República Mexicana y también en los países de América Latina y Europa. En esta ocasión es un gusto compartirles la tercera edición, en ella se presentan artículos que sitúan a la escuela como la columna vertebral de nuestro país y su recomposición institucional para el progreso social.

En esta tercera publicación se abordan temas de mucho interés debido a que aportan elementos sustanciales para fortalecer la excelencia educativa, principalmente los elementos básicos que componen la escuela y que se analizan a partir de diagnósticos, reflexiones e investigaciones realizadas por docentes y especialistas en el campo educativo.

El ánimo que inspira esta publicación se denomina: “Recomposición institucional de la escuela en el contexto actual” y se presentan testimonios, investigaciones, iniciativas y evidencias del quehacer educativo en el aula, en la escuela, en la comunidad escolar, así como las relaciones socioculturales que coexisten para la comunicación efectiva y desarrollo académico institucional donde subyace la gestación de la investigación y de la acción propia de la práctica docente.

Derivado de los cuestionamientos recientes de cómo recomponer las instituciones educativas para que verdaderamente sean esencialmente generadoras de transformaciones desde la concepción, proceso, desarrollo y consolidación del hecho educativo en su función sociocultural; las diversas temáticas que se abordan en esta publicación sostienen elementos específicos y generales de aspectos de la recomposición institucional de la escuela. Estoy seguro que esta tercera publicación será de gran interés y utilidad para incentivar al logro de la misión y visión de las instituciones educativas.

Ezequiel Chávez Collí

La profesionalización del trabajo docente, algunos aspectos para la discusión

Mtra. Catalina Gloria Canedo Castro

Socióloga y Maestra en Ciencias con Especialidad en Investigación Educativa.

Consultora en temas sobre Educación Pública. Directora General de CIDPAE S.C.

Ante las propuestas recientes sobre los esquemas de formación y de actualización de las profesoras y los profesores de educación obligatoria, se advierte la necesidad de reiterar la importancia de ver al trabajo docente como una profesión de alta responsabilidad, que requiere de la participación de varias dependencias de gobierno, para garantizar el derecho a la educación.

En este trabajo se incluyen algunos aspectos sobre la importancia de la profesionalización, con la intención de propiciar la discusión sobre puntos de partida e implicaciones para la generación de políticas públicas y de programas específicos que contribuyan al mejoramiento en el aprendizaje de las y los estudiantes, que respete y reconozca la diversidad y la pluralidad de la población.

La estructura está organizada en cuatro breves apartados. En el primero se destacan elementos que pretenden invitar a la reflexión sobre la profesión docente como una actividad demandante y de alto riesgo; en el segundo se plantea la revisión de las condiciones básicas necesarias que las propuestas de profesionalización sean eficaces; en el tercero se intenta propiciar un análisis de aspectos que podrían incluirse en los programas de actualización; en el cuarto y último, hay un listado de estímulos e incentivos que podrían contribuir a mejorar el reconocimiento del trabajo docente. Al final se agregan algunas conclusiones, que no pretenden ser más que un pretexto que de algunas pautas para la discusión.

La docencia, una profesión demandante

El trabajo profesional como toda actividad humana requiere aprendizaje, dedicación, desarrollo de habilidades de diferente índole, así como la puesta en marcha de diversos recursos que apoyen a su realización. El ejercicio de la docencia por su parte, se caracteriza principalmente por ser un trabajo altamente demandante, tanto por los usuarios directos, es decir, por los estudiantes; como por padres de familia, autoridades educativas de diferentes niveles, asociaciones civiles y otros organismos nacionales e internacionales.

Las expectativas que se tienen sobre lo que un docente o un grupo de profesores van a lograr realizar con los estudiantes en un tiempo determinado, implica que sea una profesión altamente demandante, en la que hay que estar dispuesto y entregado no sólo cada día del ciclo escolar, sino semanas antes de que este inicie y aún en días no laborables; ya que hay que destinar tiempo al diseño de las sesiones de clase, a la preparación de material, a la revisión de tareas, evaluaciones y atención a los diversos actores que están al pendiente de su trabajo.

En los centros escolares, los profesores en forma individual o colectiva, realizan múltiples tareas adicionales a las directamente relacionadas con la enseñanza, como escuchar a sus estudiantes sobre asuntos personales, ver la forma en la que interactúan con otros; muchos están al pendiente sobre su desarrollo para advertir cambios de conducta e incluso hay quienes los apoyan en su alimentación o con materiales que requieren en las actividades académicas.

Diversas investigaciones (Ayuso 2006, Rodríguez, Oramas y Rodríguez 2007, y Zavala 2008), muestran que la profesión docente es una actividad en la que se tiene alto riesgo de caer en un desgaste emocional, presentar estrés e incluso burnout (síndrome del profesional quemado), lo que implica un descenso en el entusiasmo y en las expectativas de lo que pueden aportar a sus estudiantes. El agotamiento y la presión están presentes.

“El síndrome de burnout como una respuesta a un estrés emocional crónico caracterizado por agotamiento físico y psicológico, actitud fría y despersonalizada en la relación con los demás y sentimiento de inadecuación a las tareas que se deben de realizar. Parece ser que lo sufren, especialmente, personas cuyas profesiones versan sobre todo en la atención y ofrecimiento de servicios humanos directos y de gran relevancia para el usuario: enfermeros, profesores, policías, cuidadores, etc”. Ayuso (2006: 7).

En México, hay estudios como el de Rodríguez, L., Oramas, A. y Rodríguez L. (2007) realizado con docentes de educación básica del Estado de Guanajuato, dan cuenta de las situaciones de estrés en las que se encuentra gran parte del profesorado de este nivel educativo; y qué decir de los docentes de secundaria y de bachillerato, quienes además que se enfrentan a una fuerte carga de trabajo administrativo, trabajan diversas asignaturas y atienden a 100, 200 o más estudiantes a la semana, con las características particulares de las y los jóvenes que están en la adolescencia, lo que agrega una presión adicional.

Es por ello que se plantea que la docencia es una profesión altamente demandante, que requiere una revisión para prevenir el desgaste excesivo que afecte la salud física y emocional de profesoras y profesores de distintas edades y condiciones.

Condiciones básicas para la profesionalización docente

Desde hace varias décadas se ha venido discutiendo entre los sectores, la profesionalización docente y su relación con la calidad de la educación, sin embargo, no se han considerado los factores externos que influyen sobre lo que pasa en los centros escolares y en algunos de los resultados del llamado logro educativo. Es por ello que se plantea que, para generar una propuesta integral de profesionalización docente, es necesario hacer una revisión de las condiciones en las que realiza su trabajo, no sólo en el centro escolar, sino en su entorno y en su conjunto.

A continuación, se anotan algunos elementos que podrían tomarse como puntos de partida en la elaboración de política pública y la gestión de acciones que fortalezcan el ejercicio de su función.

Un docente de educación obligatoria debería ser un profesional que:

1.-Tiene una remuneración suficiente para cubrir sus necesidades básicas y para construir o consolidar un patrimonio que le ofrezcan tranquilidad para dedicarse a las actividades de su profesión; que le permitan pagar la renta o la hipoteca, los servicios (agua, luz, gas e internet entre otros) y pueda adquirir alimentos que lo nutran bien.

2.-Tiene alta autoestima profesional, reconoce la importancia de la actividad docente en el desarrollo de las personas y de los grupos sociales.

3.-En su tiempo libre puede tener acceso a la oferta cultural y a los espacios para la recreación en su entorno cercano y fuera de éste.

4.-Domina el campo de conocimiento de la o las áreas que conforman la disciplina que atiende, cuenta con elementos que le permiten identificar lo que sabe y lo que requiere aprender para mejorar su desempeño.

5.-Trabaja con programas de estudio congruentes y factibles para llevar a cabo en un ciclo escolar que incluyen la trans y la multi disciplinariedad.

6.-Tiene conocimientos amplios de las ciencias de la educación y de las disciplinas que ofrecen herramientas para encontrar diversas formas en la que sus estudiantes aprendan bien y en el tiempo establecido para ello.

7.-Posee habilidades para trabajar con personas o grupos multigrado y características diversas.

8.-Reconoce sus habilidades y sus requerimientos para trabajar en la inclusión y atender a la diversidad.

9.-Cuenta con apoyos institucionales para mejorar su desempeño en la atención de estudiantes y grupos con características diversas.

10.-Atiende a grupos que le permiten identificar sus necesidades y ritmos de aprendizaje de sus estudiantes, así como las posibilidades que estos tienen para aprender colectivamente.

11.-Labora en un centro educativo que cuenta con las condiciones básicas para desarrollar su trabajo con eficiencia y calidad: aulas, talleres, laboratorios, espacios para la convivencia y las actividades deportivas; que cuenta con servicios de agua, energía eléctrica y conectividad a internet, sanitarios limpios y en buen estado.

12.-Cuenta con tiempo pagado para la planeación y la revisión de los productos y los avances de sus estudiantes.

13.-Tiene conocimientos y habilidades para el manejo de las tecnologías de la información y la comunicación, además sabe la aportación de estas herramientas para favorecer el logro de los aprendizajes.

14.-Analiza las características e intereses de sus estudiantes y reconoce la importancia del contexto familiar y social como elementos que orientan la planeación para una mejor atención a la diversidad.

15.-Cuenta con un amplio bagaje artístico y cultural que le permite conectarlos con la planeación para el logro de los aprendizajes esperados.

16.-Tiene claridad sobre la responsabilidad que le toca como docente con respecto al logro académico y al desarrollo de sus estudiantes y la asume; a la vez que identifica qué le toca a la escuela, qué a la familia y qué al Estado.

Para generar mejores condiciones laborales, es responsabilidad de las autoridades educativas hacer una revisión sobre lo que les compete desde la Secretaría de Educación Pública y las dependencias encargadas de la profesionalización docente y lo que deben demandar a otras instituciones del Estado como garantes del derecho a la educación, para que, coordinadamente conjunten esfuerzos y acciones que mejoren las condiciones de las profesoras, los profesores, los directivos y otros actores de educación obligatoria; lo que favorecerá sin duda, el desarrollo y el mejoramiento de sus actividades.

Se sabe que hay muchos docentes que laboran en situaciones adversas, reciben salarios precarios, realizan un buen trabajo y en algunos casos obtienen buenos resultados, pero, ello no puede ser una consideración que limite la asignación de recursos, el desarrollo de estrategias que facilite su labor y fortalezca su estima personal y profesional.

La capacitación y actualización del profesorado, elementos para la discusión

La capacitación y la actualización de docentes en servicio ha sido un tema de discusión en los últimos 30 años entre las autoridades educativas y los sectores académicos y de investigación del país; durante este tiempo, se han diseñado y operado diversos programas y estrategias con la finalidad de ofrecer herramientas para que mejoren su desempeño y logren mejores resultados educativos.

Las propuestas desarrolladas por especialistas en educación, docentes experimentados bajo la coordinación de algunas dependencias de la SEP o por expertos en los contenidos curriculares desde las Instituciones de Educación Superior; han mostrado que la oferta de actualización, ya sea en forma presencial o en línea, es atractiva a partir de los beneficios económicos que les traían, más que porque tuvieran alguna certeza de que les serán útiles para el desempeño de su función. Si bien, existen casos de maestros que aseguran que lograron aplicar lo aprendido, no hay evidencias claras de su eficacia.

Contar con una política pública que fortalezca el trabajo docente, es una necesidad expresada tanto en diversos trabajos de investigación, como en los foros de discusión que se realizan en congresos y otros eventos académicos del sector educativo. Hay varios estudios que abordan la importancia del papel que tienen las maestras y los maestros en el logro de la calidad educativa (Tenti, 2004, Cordero, Luna y Patiño 2011) como una pieza fundamental, ya que son quienes están diariamente en los centros escolares y en contacto directo con los estudiantes, por ello, es indispensable que se escuche a los propios actores sobre lo que requieren.

Una política exitosa de profesionalización de los docentes no sólo debe basarse en un análisis de estos factores objetivos que de una manera u otra introducen nuevos desafíos a la actividad del maestro, sino que también debe consultar el estado de las representaciones (opiniones, actitudes, valoraciones, expectativas, etc.) de los propios docentes acerca de aspectos sustantivos de su propia actividad y acerca del contexto en el que la realiza. Tenti (2004).

Si bien, hacen falta investigaciones puntuales sobre las necesidades de actualización de los docentes en servicio, algunos estudios muestran, a partir de la propia voz de los maestros, algunas de sus necesidades sentidas como el aprender a trabajar con la diversidad que presentan sus estudiantes (Canedo y Gutiérrez 2016, Magaña, 2019); también refieren sobre la dificultad que tienen para comprender los procesos para lograr mejores aprendizajes y la convivencia en sus grupos.

Sin pretender hacer una revisión puntual de la oferta de actualización y presentar logros y limitaciones, estas iniciativas carecen de una visión amplia de los elementos que incluyen en la “profesionalización docente, es necesario plantear un esquema de capacitación y actualización amplio y diferenciado, que sea diseñado y operado tanto por expertos en el currículo, en los contenidos, en las didácticas, que tengan claridad de cómo se aprende y la forma en la que se desarrollan distintas habilidades; pero también es indispensable que se convoque y escuche a los maestros de las distintas regiones, ellos son quienes conocen la escuela pública, las características, la diversidad y los ritmos de aprendizaje que presentan las niñas, los niños y los jóvenes que cursan la educación obligatoria.

Desde esta perspectiva, se plantea que, no se trata de ofertar alternativas presenciales para que los tomen en contra turno o los sábados para cumular puntos, esta estrategia ya demostró que los docentes los tomaban, de acuerdo a la disponibilidad que tenían, más que para mejorar su proceso formativo. La generación de propuestas: cursos, diplomados o especializaciones presenciales o en línea, diseñados por “especialistas en las disciplinas o en los campos de las ciencias de la educación” tampoco dio buenos resultados. Mucho menos se puede regresar a procesos sustentados en un esquema punitivo, en el que los profesionales de la educación, estudien y se sometan a evaluaciones para no perder su empleo o las posibilidades de promoción.

En seguida se anotan algunos elementos que podrían incluirse en una propuesta inicial de profesionalización docentes, que contribuya a fortalecer el trabajo que se realiza cotidianamente en los centros educativos. Para ello, se plantea:

1.-La autovaloración y el reconocimiento del saber docente, sobre contenidos, capacidades y habilidades para propiciar y facilitar el aprendizaje de sus estudiantes; mejorar sus habilidades para la búsqueda y análisis de información.

2.-La instauración o fortalecimiento del trabajo y aprendizaje entre pares, donde, de manera respetuosa y profesional se opine sobre el desempeño de compañeras y compañeros a la vez que se pone a consideración el trabajo propio.

3.-El diseño de una estrategia clara que oriente a los docentes para que puedan generar el desarrollo de habilidades como el análisis, la reflexión y la elaboración de inferencias o conclusiones.

4.-El diseño y desarrollo de procesos de capacitación breve y eficaz sobre los contenidos curriculares y sus didácticas, que favorezca la multi y la interdisciplinariedad.

5.-La actualización del diseño de estrategias para crear ambientes favorables para el aprendizaje, que respete la diversidad, que fomente la inclusión y el aprendizaje cooperativo.

6.-La oferta de opciones para el desarrollo de habilidades digitales, que contribuyan al desarrollo de aprendizajes, además que le orienten en su papel de mediador, ante el cúmulo de información a la que tienen acceso sus estudiantes.

7.-El fomento de estrategias para promover el autoaprendizaje, así como para el intercambio de información a través de espacios digitales y de redes profesionales.

8.-La gestión de espacios formales para el intercambio de experiencias entre docentes y directivos, que generen producción de textos.

Para ello es necesario que los responsables de la formación continua y de los encargados de la creación y/o revisión y operación de las propuestas de profesionalización, tengan la sensibilidad para identificar maestras y maestros que puedan colaborar directamente con ellos, o que puedan contribuir y darles retroalimentación sobre lo que se espera en los diversos contextos y regiones del país.

Estímulos e incentivos

La docencia como toda actividad humana, requiere de un motor que motive su realización; sin duda una remuneración aceptable que resuelva la supervivencia puede ser un elemento central en esta motivación, además por supuesto, del gusto por interactuar con niñas, niños o jóvenes, así como la posibilidad que tienen para transmitir lo que saben y lo que consideran relevante para el desarrollo humano. Sin embargo, esto no es suficiente, si no se acompaña del reconocimiento hacia la importancia de la profesión que se refleje en estímulos concretos para las maestras y los maestros.

La profesionalización del trabajo docente, algunos aspectos para la discusión

Enseguida se anotan algunas propuestas que podrían contribuir a su reconocimiento.

1.-Mejorar los servicios de salud pública que los trate con respeto y que tenga claro los riesgos de la profesión docente.

2.-Gestionar un sistema que realice diagnósticos oportunos sobre su salud física y emocional, que ofrezca alternativas concretas para su atención.

3.-Establecer la asignación de un periodo sabático cada 5 años, que incluya un esquema de intercambio entre docentes en los ámbitos nacional e internacional.

4.-Ofrecer bonos y descuentos en forma periódica, para la adquisición de libros y revistas, de suscripciones para la adquisición de recursos impresos y digitales, para la asistencia a conciertos musicales, puestas en escena, museos y otras actividades; opciones para que participen en talleres u otras actividades, que promuevan y faciliten la actualización de su área y para su desarrollo y crecimiento personal.

5.-Crear un fondo editorial (en formato digital) con producciones de docentes de todo el país, que incluya textos, videos, software y aplicaciones que contribuyan al intercambio de experiencias, que esté definido con criterios específicos.

Algunas conclusiones

La construcción y puesta en marcha de un esquema de profesionalización de las y los docentes de educación obligatoria que ofrezca elementos concretos y viables para su actualización permanente, requiere de la mirada de la comunidad de expertos, de la buena voluntad de las autoridades que gobiernan el país, pero sobre todo, de la cercanía que se tenga con el profesorado y con los centros educativos, de tal forma que se pueda identificar con mayor certeza las carencias, los logros y los avances que se tienen.

Es importante por supuesto, revisar lo que se ha hecho en periodos anteriores en el país y en otras latitudes para identificar aciertos y desaciertos del camino andado, pero, sobre todo, se requiere la sensibilidad para entender la complejidad del trabajo docente y la importancia que tiene la asignación de recursos y el despliegue de talento para contribuir en su profesionalización.

La creación de una política pública pertinente y con recursos para su operación, así como la asignación de autoridades educativas que conozcan la diversidad de la escuela mexicana y de los requerimientos generales y específicos para que ésta mejore (como ya se ha hecho recientemente en algunos casos), implica además que se tenga una noción clara del significado de la equidad y la justicia para que un país crezca junto con la mayoría o la totalidad de sus habitantes, en el que se democratice el acceso al conocimiento y a los diversos recursos que ofrecen el desarrollo y la pluralidad.

Fuente de consulta

  • Ayuso, J. A. (2006). Profesión docente y estrés laboral: una aproximación a los conceptos de Estrés Laboral y Burnout. Revista Iberoamericana De Educación, 39(3), 1-15. https://doi.org/https://doi.org/10.35362/rie3932575.
  • Canedo, C., y Gutiérrez, C. (2016). Mi primer año como maestro. Egresados de escuelas normales reflexionan sobre su formación inicial y su experiencia de ingreso al Servicio Profesional Docente. México: INEE. http://publicaciones.inee.edu.mx/buscadorPub/P1/F/202/P1F202.pdf
  • Cordero, G., Luna, E. y Patiño, Norma (2011). La profesionalización de los maestros de educación básica. Retos para para las instituciones de educación superior. Perfiles Educativos | vol. XXXIII, número especial, 2011 IISUE-UNAM. http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=13221258020.
  • Magaña, Z. (2019). ¿Qué sabemos sobre las necesidades de formación de los docentes?, México, revista NEXOS, Blog “Distancia por tiempos”, abril de 2019. https://educacion.nexos.com.mx/?p=1724.
  • Rodríguez, L., Oramas, A., y Rodríguez, A. (2007). Estrés en docentes de educación básica: estudio de caso en Guanajuato. Rev. Salud de los trabajadores, 15 (1) 5-16. http://www.redalyc.org/pdf/3758/375839282002.pdf
  • Tenti, E. (2004). Algunas dimensiones de la profesionalización de los docentes. Representación y temas de la agenda política. Revista Prelac 0. UNESCO Office Santiago and Regional Bureau for Education in Latin America and the Caribbean [532]. https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000137293_spa#137357.
  • Zavala, J. (2008). Estrés y burnout docente: conceptos, causas y efectos. Revista Educación Vol. XVII, No. 32 marzo. Pontificia Universidad Católica del Perú. http://revistas.pucp.edu.pe/index.php/educacion/article/view/1802.

Compartir

TE PUEDE INTERESAR

Temas de interés

Convención ANIEP 2024

La Asociación Nacional De Instituciones De Educación Privada A.C te invita a ser participe de la Novena Convención Nacional de Instituciones de Educación Privada... 

Leer más
×